Introducción

INTRODUCCIÓN

Bolivia ocupa el onceavo lugar en el mundo por su diversidad de especies de peces de agua dulce (aproximadamente el 6% del total registrado hasta el momento). Sin embargo, es recién en la última década cuando los estudios sobre este grupo cobran verdadera importancia por su relevancia para la seguridad alimentaria como uno de los aspectos centrales para alcanzar el Vivir Bien, que significa Vivir Bien con uno mismo, con los demás y en armonía con la Madre Tierra garantizando el acceso y disfrute de los bienes materiales y de la realización efectiva, subjetiva, intelectual y espiritual de las personas y colectividades, en armonía con la Madre Tierra y en comunidad entre los seres humanos. En tal sentido, nuestro país en el siglo XXI debe enfrentar una serie de desafíos que la proyecten como un país líder a nivel Latinoamérica, en función al valor de sus recursos ictícolas y su respectivo aprovechamiento de una manera sostenible.

En los últimos años se ha logrado un avance muy importante en la generación de información científica, información que en muchos de los casos ha sustentado la toma de decisiones a favor de la conservación y planificación del desarrollo sostenible del país. No obstante, un buen porcentaje de esa información se encuentra en manos de sus autores o archivadas en bibliotecas.

Este diagnóstico, hace evidente la necesidad de generar espacios en los cuales se socialice y discuta sobre la información generada.

El II Congreso Boliviano de Ictiología “Conservando los peces para Vivir Bien”, se presenta como una base social técnica-científica de intercambio de ideas, trabajos y experiencias a nivel nacional, se espera la participación de investigadores de todo el país, entre jóvenes estudiantes, tesistas, e investigadores de reconocido prestigio, tanto nacionales como internacionales que realizan investigaciones sobre diversidad de peces, gestión de recursos pesqueros y los factores que amenazan la supervivencia de sus poblaciones.